A+ A A-

bueyo3

De nuestra patrona la Virgen de Bueyo, existe una tradición según la cual se le apareció a un pastoricllo que estaba con sus ovejas, manifestándole su voluntad de que en aquel lugar se levantase un templo para dar culto a una imagen suya que estaba en un matorral. El documento gráfico más antiguo que da noticia de esta aparición es una estampa que puede datar del siglo XVII, no pudiéndose precisar por falta de documentos, si la imagen antigua de la Virgen era posterior al templo. Virgen de la Antigua En la sacristía de la Iglesia de San Martín de Albelda se conserva una talla gótica de madera de la Virgen con el Niño, que posiblemente sea la imagen antigua de la patrona del pueblo, a la que se le denomina la "Virgen de la Antigua". Se trata de una bella escultura gótica del siglo XIV, rica herencia del patrimonio artístico de la antigua iglesia de Albelda.
Después de esta imagen, que al parecer se retiró por ser demasiado pesada para su traslado en procesión, se hizo otra talla de la Virgen que era hueca en su interior y de la cual no hay datos del año de su fabricación.
Entre los dias 15 y 16 de Mayo de 1936, la Imagen de la patrona se encontraba en la Iglesia de San Martín y fue quemada por manos desconocidas. Nuestro pueblo estuvo tres años sin imagen. Hacia finales de 1939 se fabricó en Vitoria la imagen de la Virgen que hoy se venera.

 

Desde el siglo XV aproximadamente, se viene realizando tradicionalmente el traslado de la imagen de la Virgen de Bueyo de la ermita a la Iglesia de San Martín de Albelda. Con el transcurso de los años, la tradición a perdurado hasta nuestros días, modificándose únicamente las fechas del traslado.

Hasta el año 1945-50 aproximadamente, el día 28 de abril se realizaba la procesión desde la ermita de Bueyo a la Iglesia de San Martín, trasladando la imagen de la Virgen para comenzar el sábado siguiente la novena en su honor. Al cambiar la fecha de las fiestas patronales en Albelda a ese mismo día, el traslado se adelantó nueve días, de forma que la novena terminase la víspera del 28 de abril (San Prudencio).

A los siete meses de permanencia en la iglesia de San Martín se vuelve a trasladar la imagen a la ermita de Bueyo, concretamente el segundo domingo de octubre. La imagen de la patrona de Albelda es acompañada durante la procesión por los vecinos y el grupo de danzas de la localidad, que al ritmo melodioso de la dulzaina y tamboril, mecen al viento el traje típico de esta localidad.

LETRILLAS A LA VIRGEN DE BUEYO 

¡Hermosa Virgen de Bueyo!
de Albelda, Madre querida,
a tus plantas hoy me llego
de amor el alma rendida.

Desde niño ya te amaba,
latir mi pecho sentía
siempre que yo te miraba
y el nombre tuyo decía.

Y cuando a Bueyo bajaba
corriendo alegre y dichoso,
sólo tu rostro gracioso
en su Santuario buscaba.

Después supe con agrado
que mi madrecita pía
a Tí, en solmene día
me tenía confiado.

Cuando mi pueblo dejaba
para salvar a la Patria
a tu Santuario llegaba
con fe, pidiendo tu gracia.

Cuando en africanas tierras
la muerte doquier veía
consuelo para mí eras
esperanza y alegría.

Voví a mi pueblo querido
después de luchar con fe,
y un beso largo y seguido
en tu frente yo dejé.

Durante toda mi vida
tu sombra me ha protegido;
mi amor, en tanto yo viva;
tuyo será, sin desvío.

Tiende a mí tus bellos ojos
ámame como yo quiero
que en esta tierra de abrojos
si no me miras me muero.

Por nuestra España extendidos
hay muchos hijos de Albelda
también son hijos queridos
de tu amor, ¡oh Virgen bella!

Por ellos también te ruego
míralos con compasión
Y siempre, Madre de Bueyo,
en tí encuentren protección.

Los que los mares pasaron
el pan buscando afanosos
antes de marchar juraron,
defenderte valerosos.

Ayúdales ¡Madre mía!
defiéndelos con tu amparo
para que vuelvan un día
al pueblo que abandonaron.

Querida Virgen de Bueyo,
nuestra Madre y alegría,
sé siempre de nuestro pueblo
amparo, consuelo y guía.

(Anónimo 1930)