A+ A A-

GallosEs una tradición que desapareció más o menos en la segunda mitad de los años ochenta en el siglo pasado.

No se puede precisar con certeza los orígenes de la misma, solamente se puede asegurar que sus raices son puramente paganas.

Cosistía ésta en colgar de una soga varios gallos atados por las patas para después subirlos a una altura prudencial de manera que los mozos del pueblo montados a caballo pasaban y arrancaban las cabezas de dichos gallos, llevándoselos como trofeo al término de la misma.

Según nuestos mayores, esta costumbre es muy antigua y ellos desde siempre la conocen. En cierta ocasión, una vez celebrada la carrera, uno de los mozos que participaba agarró el gallo, y al tirar de él , la cuerda que lo sujetaba, que estaba atada a un pilar, le cayó a una señora de Alberite caúsandole la muerte. Desde entonces y hasta el año 1969 dejó de realizarse esta tradición.

Desde el año 1969 vino celebrándose hasta 1978, donde nos volvemos a encontrar con otro período de inactividad de la misma debido al desinterés de las gentes. A partir de 1982 volvíó a resurgir y en esta ocasión con una masiva participación popular, continuando unos cuatro o cinco años más y desapareciendo por falta de participación de jinetes.

El sentido estricto que e principio tenía era, el de descargar en los gallos todas las presuntas culpas de las que al jinete se le acusaba y que al final recaían en el gallo, el cual era ajusticiado, mientras que el jinete quedaría exento de toda culpa, y como tal, purificado y dispuesto a comenzar una nueva vida(algo similar al chivo expiatorio).

Con la desaparición de la ganadería caballar en Albelda y los cambios de costumbres al final desapareció por falta de participantes.
En la actualidad esta tradición se conserva en el vecino pueblo de Nalda, bastante más edulcorada, debido a las presiones de los grupos ecologistas. En lugar de gallos se cuelgan peluches.